¿Son importantes las raquetas de tenis? (Sí, lo son)


raquetas de tenis

La tecnología de las raquetas de tenis ha cambiado mucho en los últimos 50 años. En la década de 1970, las raquetas de madera eran las que dominaban. Los marcos de metal se hicieron populares durante un tiempo, pero el siguiente gran avance fue el paso a los marcos de grafito en la década de 1980. 

Desde entonces, se ha utilizado una gran variedad de materiales compuestos en la fabricación de raquetas, con sustancias que van desde el titanio hasta el grafeno. En comparación con sus ancestros de madera, las raquetas modernas pueden ser más largas, con cabezas más grandes, a la vez que son mucho más ligeras y rígidas. 

Estas características hacen que sea mucho más fácil golpear la pelota con fuerza e impartir efectos con los equipos modernos.

Del mismo modo que las raquetas de tenis modernas son más fáciles de usar y más eficaces que sus predecesoras, hay muchas diferencias entre las raquetas que se pueden comprar hoy en día. Tendrán un equilibrio o una rigidez diferentes, además de estar equipadas con distintos tipos de cordaje, y todos estos elementos afectarán a la forma de jugar.

La elección de la raqueta de tenis adecuada es una cuestión importante para el juego general de un jugador. Dependiendo del físico del jugador y de su estilo de juego, algunas raquetas optimizarán los puntos fuertes del jugador mientras que otras acentuarán los puntos débiles. Además, la elección de una raqueta incorrecta puede provocar lesiones.

¿Cómo afectan las raquetas a tu juego?

El tamaño de la cabeza es probablemente el factor más importante. Una raqueta puede ser descrita como de «tamaño medio», «medio plus» o «sobredimensionada». Una raqueta de tamaño medio tendrá un tamaño de cabeza en el rango de 80-94 pulgadas cuadradas.

Las raquetas mid-plus tienen aproximadamente 95-105 pulgadas cuadradas, y las raquetas oversized tendrán más de 105 pulgadas cuadradas.

Normalmente, cuanto más grande sea la cabeza, más rápido rebotará la pelota de la raqueta y más grande será el «punto dulce». El punto dulce es la zona de la cara de la raqueta en la que la pelota rebota con mayor rapidez y precisión, por lo que los jugadores inexpertos se benefician enormemente de que esta zona sea lo más grande posible. 

Además, una cabeza más grande significa que es menos probable que la raqueta se tuerza si haces un contacto descentrado con la pelota.

A primera vista, se podría pensar que todos los jugadores deberían utilizar el tamaño de cabeza más grande posible, para maximizar los beneficios descritos anteriormente. En la práctica, los mejores jugadores tienden a preferir raquetas con cabezas de tamaño modesto. 

Esto se debe a que ya pueden generar mucha potencia, y lo que buscan es control y maniobrabilidad, que obtendrán con raquetas de tenis con cabezas más pequeñas.

El grosor del marco es otra característica que influirá en su juego. Los marcos más anchos son más rígidos, y harán que la pelota rebote más rápidamente, ofreciendo mayor potencia. El inconveniente es que un marco más rígido transmite más vibraciones al brazo. 

El tamaño de la empuñadura también es importante, ya que una empuñadura más pequeña aumenta la maniobrabilidad pero requiere que los músculos de la mano y el antebrazo trabajen más.

El cordaje utilizado es especialmente crítico, ya que influirá en la sensación de golpear la pelota, además de la cantidad de efecto y potencia que se puede impartir. Las cuerdas blandas ofrecen una buena «sensación», pero sólo una modesta potencia y control, y tienden a romperse con frecuencia. 

Los cordajes más gruesos y resistentes serán más rígidos, lo que significa que pueden proporcionar potencia y, con tensiones más altas, control, pero ofrecen menos sensación y transmiten más vibración al brazo.